Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Miércoles, 19 Febrero 2014 17:25

Ecosocialismo

Escrito por  Javier Méndez- Vigo Hernández
Valora este artículo
(1 Voto)

MicaelLöwy, pensador  marxista nacido en Brasil y que vive en París desde 1969. Es director de investigación emérito en el CNRS. Pero también es miembro de la dirección de la LCR hasta su extinción y actualmente en la dirección del NPA y por tanto de la IV Internacional

Organizaciones que desde la década de los 90 del siglo XX propugnan la transformación del capitalismo hacia un ecosocialismo. Una estrategia totalmente diferente a la que se desarrolló en los países del bloque soviético dominado por el stalinismo. Una nueva estrategia basada en la planificación democrática, que significa la democracia obrera y por tanto la autogestión. Pero al mismo tiempo dicha estrategia tiene uno de sus ejes en el ecologismo, lo que significa el abandono de una “lógica productivista” que desarrolla el capitalismo senil y que, también, fue lo que dominó en el bloque soviético.

NichaelLöwy vincula toda la estrategia a un nuevo tipo de ética. Ya en otra obra colectiva [Écologie et socialisme] nos dice que es necesario un imperativo humanista, ya que no está en peligro tal o cual clase sino al conjunto de los individuos. Y más adelante: “se trata también de una ética igualitaria: el modo de producción y de consumo actual de los países capitalistas avanzados, fundado sobre una lógica de acumulación ilimitada (del capital, de los beneficios, de las mercancías) de pillaje de los recursos, de consumo ostentatorio, y de destrucción acelerada del medio ambiente, no puede ser extendido de ninguna manera al conjunto del planeta, bajo pena de crisis ecológica mayor”. Existe una exigencia ético- social que se basa en la igualdad y la solidaridad sobre todo con las generaciones futuras.

Pero realmente ¿qué es el ecosocilismo?Michael Löwy nos lo define en esta obra de la siguiente manera: “se trata de una corriente de pensamiento y de acción ecológica que hace suyos las adquisiciones fundamentales del marxismo librándose de sus escorias productivistas. Para los ecosocialistas, la lógica del mercado y del beneficio-incluso el del autoritarismo burocrático de fuego el “socialismo real”- es incompatible con las exigencias de salvaguarda del medio ambiente natural. Criticando la ideología de las corrientes dominantes del movimiento obrero, los ecosocialistas saben que los trabajadores y sus organizaciones son una fuerza esencial para toda transformación radical del sistema, y para el establecimiento de una nueva sociedad, socialista y ecológica”.

Lo que se está propugnando es un  cambio radical de sociedad. Pero para lo dicho es preciso una nueva economía moral que se cimente sobre criterios no- monetarios y extraeconómicos. Es decir, abandonar la lógica del beneficio, de la lógica productivista. Para lo que será necesario el control tanto de los medios de producción como de consumo. Pero no nos olvidemos que esto choca frontalmente con la lógica del beneficio y del mercado. Por tanto, según Michael Löwy no queda más remedio que la reorganización de la sociedad:  “Una reorganización de conjunto del modo de producción y de consumo es necesario según criterios exteriores al mercado capitalista: las necesidades reales de la población y la salvaguarda del medio ambiente. En otros términos, una economía de transición al socialismo”. Pero esta nueva sociedad no será posible sin una democracia real, es decir, la planificación democrática. Planificación que no hay que confundir con la planificación autoritaria y burocrática que  existió realmente.

Pero qué se puede entender por planificación democrática. Demos la palabra a Michael Löwy: “lejos de ser “despótica” en sí, la planificación democrática es ejercicio de la libertad de decisión que se da al conjunto de la sociedad. Un ejercicio necesario para liberarse de las “leyes económicas” y de las  “cajas de hierro” alienantes que son las estructuras capitalistas burocráticas”.

Por ende todo esto significa una democratización de la economía. Pero esto choca frontalmente con un capitalismo senil y en decadencia que solo puede sobrevivir con la superexplotaciónde una fuerza de trabajo [proletario] a nivel mundial. Lo que lleva en si misma la otra cara de dicho capitalismo: la barbarie y la destrucción del planeta.
Lo que nos lleva a conclusión de que es necesario un nuevo imperativo que pasa por reasumir viejas reivindicaciones de siempre de la izquierda y por la conquista de nuevos derechos que pongan las bases para romper con las cadenas que suponen este capitalismo senil decadente y bárbaro….

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos