Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Martes, 24 Mayo 2016 19:40

FASCISMO VIEJO

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(0 votos)

He aquí lo que se podría llamar una joya de la filosofía política. Miguel Urban es su autor. Urban uno de los políticos salidos del 15M, dirigente de Anticapitalistas y actualmente Eurodiputado de PODEMOS. Preocupado por los problemas sociales, por los problemas de la gente y que además se encuentra sensibilizado con el sufrimiento de los Refugiados y con la deriva autoritaria que recorre las instituciones Europeas e indignado ante el “Acuerdo de la Vergüenza” nos despierta con esta bofetada filosófica sobre un “monstruo” que nunca nos dejó y que vuelve a aparecer. Antes de continuar, decir que “la naturaleza aborrece el vacío”; lo que significa que cuando los políticos no dan alternativa a un sistema injusto y explotador aparecen los monstruos, aunque vayan disfrazados de populismo, o sean camaleónicos.

El libro trata de ver cómo han mutado aquellos fascismos que nunca nos dejaron. Pero por esto mismo primero recurre a la teoría (de la que no podemos olvidar las tesis de Leon Trotsky) en las que se basa Urban (aunque no sea las únicas). De estas podemos sacar las siguientes características: a) El ascenso del fascismo es una crisis social del capitalismo, no es simplemente una crisis económica; b) supone la destrucción de las mayores “conquistas sociales” del movimiento obrero, para lo que el capitalismo necesita  una “fuerza de choque” capaz de recurrir a la violencia y el terror, c) su base social reside en la pequeña burguesía totalmente afectada por una “crisis estructural”; d) supone la institucionalización de la guerra civil; y e) el objetivo final radica en el aplastamiento físico del movimiento obrero. Pero cuando lo consigue los fascismos terminan también con sus propias fuerzas de choque, tal como hiciera Hitles con las SA la noche de los “cuhillos largos”.

El nazismo  y el fascismo  tienen un objetivo: aplastar al comunismo. Es decir que nace y se desarrolla en un contexto sociohistórico determinado, que no es otro que el período de entreguerras y que “como movimiento sociopolíticco no se comprende al margen de la masacre fundadora del siglo XX que fue la Primera Guerra Mundial, una experiencia marcada por la industrialización de la muerte”. Lo que en los 30 teorizaría el filósofo filonazi Heidegger. Como consecuencia  “tampoco es explicable al margen de la onda de choque de la Revolución de Octubre y los movimientos revolucionarios que se van a extender por Europa central y oriental entre 1917 y 1923: la Revolución Alemana, la Revolución húngara. La República de los Consejos de Baviera, el Bienio Rojo en Italia y el movimiento de los consejos obreros en Turin

El nazismo y el fascismo es la fuerza de choque que el capitalismo utiliza, en última instancia”, para infligir una derrota física y moral al Movimiento Obrero. Pero detrás tienen también un “programa político” para atraer a las masas. Un program fundamentalmente ultranacionalista. Pero como dice Urban, citando a Enzo Traverso (una de las grandes autoridades en el nazismo) que el padre de aquél no es otro que el liberalismo: “Lo que no se aborda casi nunca es la relación entre los contenidos y las prácticas del imperialismo liberal y la génesis del nazismo. Siguiendo a Enzo Traverso, podemos decir que el nazismo representa a la  vez una síntesis de, y un salto cualitativo en relación con, formas precedentes de barbarie”. Cuando se habla de esto no nos podemos, ni debemos olvidar, lo que ocurría en las colonias y las distintas prácticas de exterminio de pueblos y de regiones enteras que se utilizaban. Lo que sucede es que “el Holocausto” es la forma de barbarie suprema.

Todo el resto del libro es la historia política de los distintos fascismos que recorren Europa. Desde lo ocurrido en Italia on el MSI y su trasformación. O con toda la historia de implicación en el terror y/ o colaboración con los distintos aparatos del Estado (por ejemplo, la operación Glaudio). Se ha ido afianzando una Nueva Derecha que sin dejar su “odio” al Movimiento Obrero ha buscado otros derroteros. Sintomático ha sido el proceso en Francia y el auge que ha llegado a tener el FN de Le Pen. Movimiento fascista que después del Mayo 68 va creciendo con un programa ultranacionalista que cala en antiguos feudos comunistas (ante la falta de alternativas socializantes)

De nuevo, en una etapa de crisis, en una etapa de crisis estructural, pero también de crisis social el fascismo renace. Una nueva Extrema Derecha va alcanzando cotas de poder. El lenguaje cambia, pero aparecen características comunes y en primer lugar intentan recuperar el apoyo de las masas, frente al Otro. Precisamente basándose en el Otro imponen el miedo y el terror. Por tanto, como bien dice Urban esta Nueva Derecha tiene un lenguaje común autoritario

Una primera característica reside en el Populismo: “el populismo que caracteriza a la nueva derecha radical se basa en la agregación de tres modelos fundamentales: un populismo contestatario, encarnado en el rechazo al sistema político y azuzado por la bandera de la democracia en defensa de los intereses populares, de los de abajo, contra las élites corruptas; un populismo identitario, que apela directamente al peligro que se cierne sobre la comunidad nacional amenazada por la “contaminación” del multiculturalismo y la migración; y un populismo autoritario, que aboga por la creación de un Estado fuerte y por la disciplina social, la hostitlidad hacia las formas de mediación social (sindicatos, organizaciones democráticas, etc) y la articulación de temas ligados a la idea del orden social

El Populismo va ligado a una crítica furibunda del multiculturalismo; pero además se busca un enemigo exterior (que sustituya al judío). Es decir el racismo de esta nueva derecha se centra en la cuestión de la islamofobia: “se trata de preservar e imponer un confuso universalismo occidental- supuestamente garante de libertades y derechos individuales- frente al “totalitarismo islámico”

El libro se adentra en el desarrollo de esta Nueva Derecha en Europa, incluyendo un capítulo dedicado a lo que el autor denomina “excepción española”.

Como Conclusion: un libro a tener en cuenta por la nueva generación que se adentra en los distintos movimientos. Un libro a leer y discutir. Pero sin olvidar que todo populismo tiene un peligro: el rechazo de la democracia obrera, y a la vez cierto desprecio a las organizaciones de clase. Con esto no estamos diciendo que hay que claudicar ante los distintos aparatos.

Al fin y al cabo la Filosofía y la Política del marxismo de Leon Trotsky nos ha dejado las armas y los instrumentos para terminar con cualquier casta burocrática.

Modificado por última vez en Martes, 24 Mayo 2016 19:55

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos