Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Miércoles, 29 Junio 2016 16:46

CAMBIAR Y NUEVOS DERECHOS

Escrito por  Javier Méndez-Vigo
Valora este artículo
(0 votos)

En época de crisis, en la época en la que una clase social ha roto unilateralmente el consenso de postguerra, un consenso hecho a la fuerza por parte de dicha clase y que supuso muchos sacrificios, mucha sangre a las clases oprimidas; y que se lleva a cabo por miedo a la revolución.

Lo dicho, a partir de la década de los 70 las clases dominantes comienzan a llevar a cabo lo que algunos economistas (como Pedro Montes) denominaron “El asalto al Estado de Bienestar” Un asalto que tuvo dos ejes: la bajada salarial y un ataque frontal al sindicalismo de clase. Pero faltaba algo más que se ha conseguido a lo largo de la primera década del siglo XXI, Un salto cualitativo a algo ya pasado. Una desaparición de los derechos económicos y sociales. Para la burguesía internacional los únicos derechos que existen son los naturales y por tanto los políticos. Queda muy lejos aquellos derechos (como el de existencia) por los que tanto lucharon revolucionarios de la talla de Thomas Paine, o Robespièrre.

Precisamente desde una determinada izquierda se reivindica dicho republicanismo y dicha libertad republicana compatible con un “marxismo abierto”, ya que también desde ese marxismo se piensa que un individuo “es libre si y sólo si no depende de nadie para vivir”. Es desde esta perspectiva desde la que se busca y se defiende la perspectiva de los derechos humanos que se defiende en el libro que tenemos entre las manos. Ya que, como bien dice David Casassas, “los derechos-entre ellos, los económicos y sociales-, por su propia naturaleza, aspiran a contradecir la dinámica expropiadora-desposeedora del capitalismo”.

El capitalismo actual sigue los mismos pasos que cuando comenzó es decir, no puede vivir sin desposeer, sin arrebatar la propiedad delos de abajo. Es lo que el economista David Harvey acuñó como “acumulación por desposesión”. El mismo David Casassas en su artículo nos dice que  “el capitalismo descansa sobre largas fases de acumulación del capital que han ido de la mano de vastos procesos de desposesión material y simbólica de las grandes mayorías. “Acumulación” y “desposesión”, pues constituyen un binomio siempre presente en la historia de la formación social en la que vivimos

La desposesión implica sufrimiento, alienación y pérdida de libertad. El trabajador pierde su dignidad al “venderse”. Pero hay algo más, deja de ser persona. Quizás es lo que algunos no entienden y confunden el trabajo con el trabajo alienante que es el trabajo asalariado. Un trabajo que conlleva sufrimiento y bajos salarios. Algunos olvidan que precisamente en esto consiste la “[in]justicia del capitalismo.

Por dicha razón este opúsculo trata de buscar los nuevos derechos, como la renta básica, pero también, y al mismo tiempo se intenta poner las bases para la reconstrucción de instrumentos que permitan a las clases populares salir de otra forma de una crisis estructural de un capitalismo cada vez más depravador.

Se habla del trabajo y del sindicalismo. Pero cuando hablamos del trabajo hay que tener en cuenta la “mirada femenina” y por tanto la “cuestión de los cuidados”. De ahí que hable de humanizar la economía, de la autonomía y de la cooperación. Existen varias propuestas para salir de la crisis y una de ellas puede ser la Economía solidaria (el art., de Felix Pardo) donde se introduce una perspectiva nueva del término de trabajo: “Así pues, como primera conclusión podemos decir que el trabajo es un satisfactor y no una necesidad, y que tampoco es un bien, es decir, el trabajo es uno de los casis infinitos modos que hemos inventado para satisfacer nuestras necesidades”,

También hay que repensar el sindicalismo ante unos sindicatos reformistas que no sabe salir de la trampa de la productividad, de la lógica capitalista. Hay que repensar la “acción colectiva” ya que este es el único camino que nos permite a las clases populares a conquistar nuevos derechos y a recuperar aquellos que el capitalismo senil nos está arrebatando (el capítulo que desarrolla Andrés Quero).

Todo lo dicho nos lleva luchar por un trabajo digno y garantizar la existencia material a todos. Perspectiva que no son excluyentes, como piensan algunos sino completamente complementarias

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos