Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 16 Enero 2014 20:43

Generación de “aventureros” y unos cuantos eufemismos más

Escrito por  Κασσάνδρα
Valora este artículo
(4 votos)

Miles de jóvenes españoles sobre-cualificados emigran a otros países en busca de las oportunidades que no se crean en España. A pesar de que el camino es difícil, prefieren someterse a trabajos “basura” en lugar de estar parados en un país sin certezas.

  Vivimos en una sociedad “aventurera”, donde la “movilidad exterior” se incrementa a medida que pasan los meses y nuestro país sigue con un “crecimiento económico negativo”.

 Y, a pesar de que solo “un 22% de los españoles es capaz de mantener una conversación en inglés” (Eurobarómetro 2012), allá nos lanzamos muchos, principalmente a Reino Unido, a la “aventura”, a mejorar nuestro inglés conformándonos con cualquier trabajillo -si sigo utilizando eufemismos “trabajazo”- que salga.

Los españoles que han decidido dejar el país en busca de un futuro mejor se han duplicado desde 2007 hasta 2012, con Ecuador y Reino Unido como principales destinossegún un informe de Asempleo, la patronal de agencias de colocación. 

Tanto es así que la Embajada española en Reino Unido creó hace un año un portal en Internet para ayudar en la búsqueda de trabajo. Eso sí, generalmente las ofertas son obsoletas y no resulta excesivamente útil y accesible si lo comparamos con el conocido Gumtree. 

El diario Expansión aseguraba hace unos meses que España ya es el segundo país que más emigrantes envía a Reino Unido, solo por debajo de Polonia. La principal causa de este exilio juvenil es la falta de oportunidades. 

Hace años uno comenzaba la carrera con la que había soñado desde que tenía uso de razón con ganas, ilusión y certeza. Ésas que,ahora, se venden en frascos exclusivos y limitados en nuestro país.

 Por eso, ante la desmotivación, desilusión e incertidumbre que nos genera vivir en un país donde los derechos se restringen y el dinero se reparte entre unos pocos que abusan del poder -e incumplen con su deber de representar a la ciudadanía- decidimos convertirnos en “aventureros”. 

Aventureros de esa clase que borra del currículum su carrera de 5 años, máster de 1 o 2 años y demás cursos universitarios realizados a posteriori. 

Todo para poder trabajar en McDonals, Starbucks, Pretty Manager, Primark, etc. Y empezar así una experiencia donde lo más productivo que esperamos obtener es un nivel de inglés como mínimo de FIRST. Porque, claro, no hay compañía española de cierto prestigio que no incluya entre sus requisitos mínimos poseer el FIRST Certificate. Es curioso porque, en muchas ocasiones, nadie en la compañía, o al menos altos cargos, cuenta con ese título, que al fin y al cabo es un título y no siempre implica que tengas el nivel que se espera. 

A medida que pasan los meses e intentas abrirte el paso al mercado laboral cualificado te das cuenta que en la mayoría de casos las empresas valoran la experiencia y el talento y no te piden títulos que demuestren tu nivel lingüístico, sea el que sea, porque si tu perfil se adapta a lo que buscan comprobarán lo demás en la entrevista, face to face. Aspecto importante ya que tienes la oportunidad de demostrar tus cualidades y conocimientos. 

De momento, todo parece indicar que la tendencia a emigrar de los jóvenes españoles va a seguir incrementándose. Lo ponen fácil: restricción de derechos, falta de oportunidades, reducción de las becas de estudios y de las ayudas a la investigación científica. 

No es fácil emigrar, dejar a tu familia y amigos, tu territorio, el sol, la comida mediterránea…Sin embargo, a veces es necesario recuperar la ilusión, las ganas y la iniciativa. De momento y aunque no es un camino fácil, países europeos como Reino Unido ofrecen mejores expectativas, más oportunidades de seguir en movimiento. 

Es necesario un cambio difícil de conseguir en el corto plazo, un cambio de mentalidad. Necesitamos un gobierno y una sociedad que no crea en la corrupción, que la condene, la evite y la denuncie, necesitamos una ley de transparencia efectiva. Un estado de derecho práctico en el que la burocracia se simplifique y las condiciones laborales sean las mismas para todo el mundo, dejándonos de obscenos privilegios para la clase política. 

Porque, desgraciadamente, gran parte del talento español, de jóvenes cualificados y con mucho que ofrecer, se está marchando del país. Un país que podría ser mejor de lo que es. 

Os dejo con una intervención de la diputada Patricia Hernández dirigiéndose a la Ministra Fátima Báñez, hace más de un año, no obstante, sigue teniendo el mismo valor y significado hoy.


Modificado por última vez en Jueves, 16 Enero 2014 20:51

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos