Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Jueves, 19 Junio 2014 18:48

¿Podemos?

Escrito por  Κασσάνδρα

"Prometo acatar la Constitución hasta que los ciudadanos de mi país la cambien para recuperar la soberanía y los derechos sociales", Pablo Iglesias

Podemos ha sido el gran vencedor de las elecciones europeas en España. Su líder, Pablo Iglesias, ha presentado en el escenario político las preocupaciones del pueblo español y sus reivindicaciones. Acusado de ser un partido populista, Iglesias ha consolidado este grupo político emergente con un discurso que los ciudadanos entienden y sí quieren escuchar.

Partidos como UPyD o PP han intentado menospreciar la revolución sociológica latente en el país tras tal resultado y algunos medios han subrayado detalles personales de Iglesias como dónde compra la ropa, tratando de “dañar” su imagen (vaya desatino de La Gaceta que además consiguió todo lo contrario).

Pero, estos ataques por parte de la misma clase política no hacen sino mostrar a la ciudadanía que, por primera vez, en muchos años, los principales partidos en el sistema español están desconcertados.

Es momento de que Podemos convierta sus promesas y principios electorales en prácticas políticas que realmente cambien el deteriorado y malgastado sistema democrático español.

"Prometo acatar la Constitución hasta que los ciudadanos de mi país la cambien para recuperar la soberanía y los derechos sociales", Pablo Iglesias.

¿Será Podemos el representante real que la sociedad estaba reclamando desde el 15M?

Todavía es pronto para saber si es posible el cambio y la renovación que la sociedad contemporánea exige. Sin embargo, y tal y como ya publicó el New York Times, este nuevo partido ha conseguido en España lo que Obama consiguió con su campaña Yes, we can: devolver la ilusión y la esperanza a una sociedad frustrada e indignada. Eso sí, ahora, deben traducir en hechos sus ideas, deben poner solución a los problemas y no decepcionar a sus votantes.

En Reino Unido, los independentistas y ultraconservadores han arrasado. Con un total de 24 eurodiputados en la cámara, UK Independence Party, UKIP, ha reafirmado el euroescepticismo que siempre ha caracterizado a este país que no adoptó el euro y sigue cuestionando la importancia de permanecer en la Unión Europea.

Su líder, Nigel Farage, ha anunciado su firme intención de que su país salga del Tratado Común, y planea fuertes medidas contra la libre entrada de ciudadanos europeos a Reino Unido. “Mr Farage's straightforward condemnation of Britain's "open door" to the entire population of Europe is clear and simple to understand” así lo afirmaba el periodista especializado en política de la BBC Ed Lowther.

Ante este movimiento antiinmigración subrayo las palabras del académico y ex político el académico canadiense, Michael Ignatieff, en una entrevista concedida a El País: “El miedo y la fobia europea a la inmigración son una vergüenza propiciada por una Europa mediocre, pequeña y provinciana sin cabida en la economía global”.

Si analizamos los resultados en ambos países, se observa instintivamente que las elecciones europeas han calado de diferente forma en cada uno de ellos aunque con victorias populistas en los dos.

Considero positivo el efecto de las votaciones en España ya que ha supuesto un incremento en la diversidad ideológica y política del país. El bipartidismo ha sido el perdedor y por primera vez un partido SOCIAL más que político ha accedido a esferas de poder impensables tras la “explosión” social del 15M.

La trascendencia de estas elecciones, más que en la nueva composición del Parlamento Europeo, se prevé en las próximas elecciones nacionales.

En cambio, en el Reino Unido, los resultados han mostrado el claro triunfo de una tendencia que lleva años ganando adeptos entre la ciudadanía inglesa: el euroescepticismo y le negación de la Unión Europea como árbitro y legislador del continente.

Ante este panorama recuerdo el sabio consejo de Stéphane Hessel:

"No sólo hay que indignarse hace falta también comprometerse", sentenció en su día el ex diplomático, escritor y uno de los redactores de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.

Tanto Podemos en España y UKIP en Reino Unido deben ahora comprometerse con sus votantes y transformar en hechos sus programas electorales. Diferentes caminos y, probablemente consecuencias, les esperan.

Modificado por última vez en Jueves, 19 Junio 2014 19:04

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos