Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 10 Octubre 2014 16:23

Independencia Pero, ¿de qué tipo?

Escrito por  Κασσάνδρα
Valora este artículo
(0 votos)

Todavía con la resaca del referéndum escocés y las consiguientes reacciones sociales y políticas asistimos a la convocatoria de una “consulta” en Cataluña, ya suspendida por el Tribunal Constitucional.

Hay razones históricas y culturales que empujan a las sociedades catalana y escocesa a exigir su independencia, el reconocimiento no solo social sino también legítimo de su identidad y sus derechos como pueblo.

Sin embargo, ¿es la independencia una solución?

El pueblo escocés ya ha decidido que no. El precio de la “emancipación” era demasiado caro y el futuro demasiado incierto.

Los economistas David Comerford y José Vicente Rodríguez Mora, catedráticos de las universidades de Stirling y Edimburgo, respectivamente, presentaban uninformeen abril de este año en el que confirmaban que la secesión crearía “unas barreras para el comercio y la inversión” entre País Vasco, Cataluña y Escocia con el resto de España y Reino Unido.

Diferentes empresas nacionales e internacionales situadas en Cataluña ya se han posicionado en contra de la independencia, diversas causas se barajan ante esta contundente respuesta: pérdida del apoyo gubernamental, barreras -como se ha dicho anteriormente- en el comercio, dilemas sobre la divisa, pertenencia o no a la Unión Europea,etc.

Sin embargo, es aquí, en el aspecto económico donde se divide la masa de apoyo a la independencia en dos objetivos muy distintos: intereses económico-políticos y valores socio-culturales.

Respeto al derecho a decidir de los catalanes, si quieren ser un estado independiente, con todo lo que eso conlleva, es su decisión, la decisión del pueblo. Hablamos de democracia, ¿no?

Asimismo, sería necesario un respeto mutuo, y con ello quiero decir que el deseo independentista no debería traducirse en odio a España y a los españoles. Hay una historia común que nos avergüenza, que no elegimos porque forma parte del pasado pero que debe servirnos para el presente, debe ayudarnos a convivir dentro de la diversidad y a respetar tanto la voluntad del pueblo como las leyes que lo rigen.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos