Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 21 Diciembre 2012 17:33

Recomendamos: Casablanca (1942)

Escrito por  V.J.M.C.
Valora este artículo
(0 votos)

Ruin, malcarado, chulesco, egoísta, un punto atormentado… y tras esta fachada de antihéroe, en el fondo solo un romántico. Porque ese es el espíritu que embarga a Rick Blaine, hombre de fortuna y excombatiente por la República Española magistralmente interpretado por un hombre duro como era Humphrey Bogart. Un hombre que no dudará en anteponer al final de esta trágica historia lo correcto sobre sus intereses personales. Como buen héroe trágico, la acción que debe salvarle es la que le condenará o le libelará, según se mire.

La acción transcurre en el trasfondo heroico de la resistencia en la Segunda Guerra Mundial, en la Francia no ocupada. La ciudad de Casablanca en Marruecos, es un lugar donde se cruzan las esperanzas de los más desfavorecidos con el hambre de riqueza que impregna de mezquindad el alma humana. Allí Rick Blaine regenta un local, el “Rick’s Café” donde la ley, representada por Louis Renault (un increíble y carismático Claude Reins) permite la convivencia de nazis, mercado negro y miembros de la resistencia entre juegos de azar y música en directo. A su local llegará Victor Lazslo (convincente Paul Henreid) uno de los líderes de la resistencia junto a su esposa Ilsa (la magnífica y bella Ingrid Bergman), un antiguo amor de Rick, buscando huir del dominio alemán. Allí Rick deberá decidir si renovar su amor por Ilsa, seguir sus ideales de libertad o continuar con su vida y su local, manteniendo la equidistancia. Y en su decisión, como en todo final, habrá un inicio.

Una película de las que tienen que volver a verse cada ciertos años, porque la experiencia de la vida le otorga nuevos valores. Un clásico innegable en blanco y negro que recomendamos en versión original. Más allá de frases que nunca se pronunciaron, personajes que sentaron cátedra en el cine y una canción famosa, una historia de las grandes en su simplicidad: amor, odio, celos, libertad, guerra, dolor... porque hasta a las más tristes historias de amor, siempre les quedará su París particular.



V.J.M.C.

Modificado por última vez en Domingo, 30 Diciembre 2012 12:22
Más en esta categoría: Julio César (1953) »

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos