Error
  • Error de carga de datos de alimentación
  • Error de carga de datos de alimentación
Viernes, 14 Junio 2013 16:56

Macbeth (1946)

Escrito por  VJMonC
Valora este artículo
(2 votos)

Dedicado al comentarista que comentó está sección en los comentarios del número anterior, en la presente publicación recomendamos “Macbeth”, película de 1946. Magnifica adaptación del texto del escritor inglés (y por lo tanto británico) William Shakespeare por parte de un genio del séptimo arte, el norteamericano Orson Welles (¿quizás podríamos decir también de raíces británicas?). 

Es esta la primera adaptación cinematográfica que, después de varios montajes teatrales, realizaría el autor oriundo de Wisconsin sobre la obra del bardo inmortal. Por suerte para los amantes del buen cine y del teatro, no sería la última. Protagonizada por sí mismo, las miserias humanas a las que se ve empujadas el protagonista reflejan las miserias que a cualquier ser humano pueden presentársele, independientemente de donde nazca.

Esa es parte de la grandeza de la obra de Shakespeare, su universalidad, magníficamente retratada por Orson Welles con un escaso presupuesto que permite a la película una fotografía muy teatral, que junto al ambiente en blanco y negro dan un gusto muy acertado a la obra, reforzando la tragedia a la que se ve empujado por su esposa, la nefasta Lady Macbeth, su marido y protagonista. Ambición y escrúpulos nunca mezclaron demasiado bien en la mente humana.

Naturalmente el origen de estos dos genios cuya fusión nos ofrece este espectáculo, los sitúa como del área de influencia británica. ¿Les resta esto universalidad? Ambos nacieron y tienen sus ancestros en la evolución de la cultura grecolatina, al igual que todo el mundo occidental y el mismísimo Islam. Investigaciones modernas refuerzan además contacto e intercambio con el hinduismo de estas mismas ideas nacidas en el oriente mediterráneo. Quizás el filtro religioso nos sirva más de venda que de lente para leer bien.

 Los movimientos migratorios continuos a lo largo de toda la humanidad, así como los cada vez más numerosos intercambios modernos hacen que, por suerte, las influencias se enriquezcan con bastantes orígenes. No es la globalización un invento moderno, si no que data como mínimo del 356 antes de Cristo. Al igual que toda la humanidad, poco tiene que ver la genética con el sustrato cultural, con el mundo de las ideas o con el humanismo, a no ser que seas muy fanático de las clases de religión (y me vale cualquier religión).

Disfruten de la obra del genial, inmortal y universal Orson Welles, a partir del texto del genial, inmortal y universal William Shakespeare.

Deja un comentario

Noticias económicas

Noticias Conciertos